|

Manualidad Montessori: Frasco de la calma para nenes y nenas, hazlo con tu peque.

Compártelo en:

Ideado por la revolucionaria pedagoga italiana María Montessori, este frasquito con agüita y brillantina promete milagros con los niños que están muy inquietos o con pataletas. ¿Te entusiasmó la idea? Entonces ¡Vamos a hacerla!

Los que lo han probado dicen que los niños quedan casi hipnotizados al ver el baile oscilante del brillo mecido en el agua, que en pocos minutos de estar en sus manos, los mini monstruitos entran en relajo y consiguen la calma.

Si tu pollito suele entrar en episodios de energías álgidas, esta idea es ideal para ti. Lo genial, es que se realiza en poquito tiempo, con materiales económicos, fáciles de conseguir y aquí te contamos como armarlo.

Primero, por qué funciona

La explicación de la efectividad de este frasquito es que el pequeño al mirarlo y jugar con él, logra concentrase positivamente, facilitándose así un estado similar al de la meditación o practica del yoga, lo que despeja su mente y relaja su cuerpo.

Ingredientes

Los ingredientes los puedes encontrar en cualquier librería.

• Un frasquito de plástico transparente con tapa. El original es con un frasco de vidrio pero recomendamos que sea de plástico para evitar accidentes.
• Agua caliente.
• Pegamento brillante líquido transparente.
• Purpurina de color, o varios colores.
• Colorante vegetal, de ese para alimentos.
• Dos cucharaditas de champú para niños o glicerina líquida.

Paso a paso

1. Añade agua caliente 3 /4 del frasco.

2. Luego, échale pegamento el líquido brillante, hasta que veas que tiene un aspecto más denso. El pegamento facilita que la purpurina se mueva con movimientos más cadenciosos.

3. Suma, dos cucharaditas de champú transparente infantil o la glicerina líquida. Mezcla con cuidado. Se agrega esta substancia, para que hayan líquidos de distintas densidades y la purpurina se mueva en diversas velocidades y formas.

4. Añade un poco el colorante hasta que consigas el color que deseas.

5. Agrega purpurina a tu antojo, en la cantidad que desees. Puedes echar purpurinas de distintos colores, para que se creen más efectos visuales.

6. Rellena, con más agua caliente hasta un dedo más abajo del tope del frasco. dejando un dedo de aire. Esto permitirá que se vuelva a mezclar cada ves que se mueva.

7. Una vez esté listo, pega la tapa muy firme, puedes utilizar una pistola de cola silicona para sellarlo, de modo que no se pueda abrir.

Nuestros libros

Últimos Videos