|

Halloween: Por qué lo celebramos y cómo adaptarlo con nuestros niños a nuestra cultura chilena

bu
Compártelo en:

Para los que nos cuestionamos la importación de esta celebración en nuestro país y el hecho de que nuestros niños estén locos por disfrazarse y salir a pedir dulces, por aquí algunas vueltas de pensamiento que pueden ayudarte.

Tengo un hijo de 3 y una hija de 4 años y medio, los dos me están preguntando de qué me voy a disfrazar para Halloween, es la primera vez que ellos me piden participar de ésta celebración, pero ante esta petición no supe bien que decir. Participar o no participar, hacer que esta fecha pase piola, porque en lo personal no me gusta mucho, que no se den cuenta del día o embalarnos y disfrazarlos, armar una dinámica, invitar a los primos, etc.

Mis razones para no celebrar Halloween no me convencen

En lo personal, como mamá, me carga esta fiesta foránea principalmente porque la encuentro demasiado “Gringa” pero seamos sinceros/as prácticamente todas nuestras celebraciones son importadas. Por ejemplo, llegada la navidad mis hijos siempre me preguntan cuándo caerá la nieve, y tengo que explicarles que eso sucede en el otro lado de la tierra y que nuestra navidad es con calorcito. No por eso no la celebramos, sino que la adaptamos a nuestro clima y cultura. En este item, “No me gusta halloween porque no es una fiesta chilena” claramente pierdo, no es una buena excusa para no celebrar Halloween.

Luego, puedo decir que no me gusta porque es una oda a lo negativo, los monstruos, la muerte, etc. Pero luego recuerdo que de niña me encantaban las leyendas, el misterio, la posibilidad de una dimensión desconocida y sentir miedo, un poquito también me gustaba.  Por otro lado, la muerte pensamos que es negativa, porque en nuestra cultura vivimos negándola, pero lo cierto es, lo único cierto que sabemos en realidad es que todos morimos y quizás deberíamos aprovechar esta fecha para conversar sobre ella de manera lúdica, más natural.

Y por último, también me carga Halloween porque los niños andan pidiendo dulces azucarados y caloricos en casa  de extraños. Pero los niños en realidad no tienen porque comerse los dulces de una, de hecho puedes parcelarlos a un dulce diario y segundo tu hijo no sale sólo, la idea es que salga contigo, y así Halloween también sería una excelente oportunidad para conocer y compartir con los vecinos del barrio.

Es así como en mi monologo interior salí perdiendo respecto a no celebrar Halloween, y sí, este año disfrazaré a mis enanos, a mi hijo de Spiderman seguramente porque lo ama y a mi hija de hechicera buena, mi cuñada hace Reiki y para mi gorda esa es magia.

Además, después de toda mi onda mamá ultra consciente pienso, que cosa más linda que las calles se vistan de niños disfrazados jugando a que la noche es de ellos.

Perzonaliza tu fiesta

Como en la casa decidimos festejarlo decidimos hacerlo a nuestro modo, porque cuando uno entra en la dinámica de la cosciencia es inevitable jajaja, mi marido es mucho más relajado, pero yo necesito darle una vuelta de tuerca a todo para que tome lugar en el cuerpo. Por aquí algunos detallitos que inventamos para que este Halloween sea chileno, casero y con nuestro propio sentido.

  1. La casa estará alegre, nos inspiraremos en la decoración del Día de los muertos mexicano.
  2. Los disfraces no tendrán sangre, ni apelaran a la violencia.
  3. Prepararemos algo rico, para comer y haremos bolsitas con frutos secos para regalar.
  4. Haremos una jornada de fotos familiares, donde salgan abuelos, bisabuelos, tatarabuelos, hablaremos de las generaciones, de nuestros antepasados, de la vida que termina y la que nace.
  5. Contaremos leyendas y mitos chilenos.

Espero que si andas con el mismo rollo qué yo, este artículo tipo monólogo interior te haya servido de algo.

Ilustración: Francisca Silva, Alapa.

Texto: Gabriela Paz Morales, Alapa.

Tambien te podría interesar...