|

¡Vuelve a la rutina post vacaciones de manera entretenida, ideas por aquí!

Compártelo en:

Si a tus pollitos les está costando retomar la vida habitual luego de sus días de descanso, invítalos a vivir la cotidianidad de forma distinta. No cuesta tanto cambiar el switch y ponerle un poco más de ritmo a la semana. Sólo basta con motivarse y ya está.

La idea no es lanzar la casa por la ventana, cambiar los hábitos de los niños, ni los horarios, sino hacer de cada instante del día un detalle. No te los tomes a pecho, desde el punto de vista de la obsesión frenética por la felicidad, sino del disfrute de los momentos, la presencia en los instantes.

Tips para días más lindos

A veces, consideramos que el relajo consiste en no tomar tan enserio los hábitos o las rutinas, sin embargo las rutinas y los hábitos son vitales para la seguridad de nuestro niños. Las rutinas les permiten establecer certezas, adecuarse a su entorno y sentirse queridos.

Por ejemplo, un niño necesita saber que a cierta hora le darán su comida y a otra podrá acostarse calientito a dormir. Los niños, al contrario de lo que podríamos pensar, disfrutan el hecho de que existan rutinas. Por lo mismo, cuando trates de relajar los días, no lo hagas postergando horarios o modificando esos territorios donde tu pollito se resguarda, por el contrario enriquece esos momentos.

A continuación algunas claves:

  • En la mañana trata de elaborar un desayuno nutritivo y rico para tu peque, conversa con él o ella. Si no se te ocurre qué cosas ricas puedes hacer de desayuno, puedes visitar el blog Brotes y Raíces de Antonia Cafati, tiene recetas deliciosas y saludables.
  • Una vez  que tu peque llegue del colegio, descansen, etc, arma un panorama diario. Aunque sea muy pequeñito, desde ir a la plaza, visitar algún amigo o familia, leer un cuento, ver una película, jugar un juego de mesa. Lo que se te ocurra, la idea es conectarse a diario, compartir.
  • Deja el celular fuera de tu alcance, de otra manera inevitablemente lo estarás mirando. Si no tienes este habito, grandes felicitaciones para ti y no tomes en cuenta este consejo. Pero si eres como la mayoría de los mortales portadores de aparatos móviles, te aconsejamos dejar en sonido alto pero físicamente muy distante de ti este artefacto. Ya que para muchos se ha transformado en una pequeña obsesión que desaloja del momento presente, vivido en carne y hueso. Sin duda tus peques y tu misma/o lo agradecerán.

Ilustración e imágenes: Francisca Silva.

Texto: Gabriela Paz Morales.

Nuestros libros

Últimos Videos